Inicio Historia
Nuestro Afijo "De los cerros de Quinto"

    El nombre de esta parte de término municipal de Dos Hermanas “Quinto” es la evidencia del origen del mismo. Según los antecedentes históricos, por  estos territorios discurría una antigua vía romana, cuya quinta piedra miliar o hito de distancia se encontraba aquí. Por eso en las referencias geográficas romanas, se denomina esta lugar “Quintus ab urbe Lapidae” (quinta piedra desde la ciudad de Sevilla), posiblemente como entidad de población o parada donde reponer fuerzas los caminantes.

       Según testimonios de la época visigótica, existía en el lugar un cierto núcleo de población que conservó la religión y el culto cristiano bajo la dominación árabe. Hasta  tal punto que las crónicas de los historiadores árabes que recogen los acontecimientos  que ocurrieron en el año 844, con motivo de la incursión de los normandos (los vikingos en lenguaje popular), aluden que desde la torre de la iglesia que existía en Quinto se avistaba la marcha de los invasores, que fueron derrotados finalmente en campos de tablada.

Es posible que el lugar de Quinto perteneciera a varias familias árabes, que explotarían sus fértiles tierras plantadas de olivar  y viñas. Así, cuando fue reconquistada Sevilla, en el repartimiento  que hizo Fernando III se contienen referencias a “quintos Moafir” y “Quintos Abencunit”. En dicho repartimiento Quinto fue entregado al concejo de Sevilla salvo una porción y sus casas que  fueron donadas al caballero Guillén Bec.


       En un enclave natural, aun hoy en día rodeado de extensos olivares, a unos tres Km. De Sevilla capital y perteneciente al término municipal de Dos Hermanas se encuentra la población de Montequinto.

       Actualmente es una población moderna con todo tipo de servicios, tiendas, restaurantes, centro comercial, multicines,  zonas verdes y deportivas y desde 2009, estamos comunicados con Sevilla con la línea 1 de metro de la capital Andaluza. Es una población que aunque está acorde con los tiempos que corren, no ha perdido la solera de sus orígenes.
        Una de las urbanizaciones que lo conforma es “Los Cerros”, donde tenemos la suerte de vivir desde 1995 y como pueden ver la que también da nombre a nuestro afijo.

      Nuestros perros viven en semilibertad en nuestro amplio jardín de 1000m, a sus anchas y conviviendo con nosotros y nuestros hijos. Aquí llevamos a cabo una cría y selección totalmente familiar, procurando disfrutar con nuestros perros, proporcionándoles todos los cuidados y el cariño necesario para su salud y bienestar.

        Desde aquí, desde “Los Cerros de Quinto” quiero agradecer a todas las personas  que hasta ahora han apostado y confiado en nuestro criterio.

 

Arbol Categorías